Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista

Conversando con mis amigas sobre el secretismo como herramienta cultural de patriarcado, me di cuenta de que viví muchísimas violencias y actitudes hirientes de parte de mis parejas hombres del pasado, sin saber reconocerlas ni mucho menos detenerlas. Pero de todas las historias, una es la más densa. Si bien entiendo que existe el chismerío mal intencionado, les voy a comentar sobre prácticas que viví con un Person que en realidad tuvieron un trasfondo mucho más complejo pero contradictoriamente es muy simple: el beneficio del macho. 

Uno de mis ex, toda la vida de nuestra relación me trató de chismosa. Por comentar a Fulana que él pasó la noche en casa, o que me acompañó a tal lugar, o que salimos a tomar algo, o lo que sea, qué chismosa que era yo! Yo me sentía fallándole por haber compartido nuestra intimidad con la gente que me rodeaba, pero ahora con años encima y con mucha deconstrucción descubro que nunca tuve  intenciones ocultas, sino compartir con mis amigues mi felicidad momentánea, incluso a modo de trofeo o esa noción de no puedo creer lo que estoy viviendo pero bien. No hay nada malo en compartir relaciones, felicidades y dolores con gente que nos rodea. Nuestra alma se alimenta de júbilo y aprendizajes colectivos, pero de alguna manera, yo era la mala y chismosa por compartir lo que me pasaba con Person en cuestión. Me puteé a mi misma por "exponernos". Me sentí mal con él y sentí que le lastimaba por compartir mis cotidianidades con la gente de mi alrededor, que más que nada eran mis amigues íntimes.

Él me hacía sentir una basura por hacerlo. Me reclamaba la necesidad de vociferar el amor que yo le sentía, y yo entraba en pánico porque temía que él me dejara por eso, porque esa era su amenaza mayor. Tanto me metió en la cabeza lo afortunada que era porque él estaba conmigo que cuando terminó todo arrastré miles de complejos y dudas que en relaciones posteriores emergieron para hacerme quemar bulbo.

Person no lo hacía abruptamente.. lo hacía de manera sutil. Me lavaba el cerebro con la idealización romántica y con ideas de cómo era mejor guardarnos todo para combatir al mundo. Peeero, en realidad, Person no quería que nadie sepa que se estaba cogiendo a una gorda, y quería seguir teniendo el beneficio de no ser emocionalmente responsable ante nadie y aprovecharse de todas las involucradas, y como lo no asumido no existe, se desligaba de toda responsabilidad emocional y me tiraba piedras con culpabilidad de cómo mis comentarios nos podrían destruir y yo dejaría de ser "afortunada."

Person ejerció sobre mí manipulación y condicionamiento crónicos hasta el punto de ser completamente sumisa a su voluntad. Pero, su arma mayor era decirme que con mis chismes todo se iba a destruir. NUNCA QUISE SER CHISMOSA! Estaba enamorada, estaba chocha, estaba compartiéndolo en lo profundo de la felicidad y no entendía por qué tenía que callarme.

Años después sé por qué tenía que callarme, y era porque a él no le convenía. Primero, él tenía varias relaciones no asumidas esparcidas por Asunción y con varias chicas de círculos que se cruzaban en ocasiones y cooon cuidadito de que alguna vaya a densearle a otra o cagarle un potencial garche. Segundo, yo soy gorda y él me hacía un favor. Uno de sus comentarios favoritos era sobre cómo saqué más o menos la lotería con alguien así de churro y así de inteligente.. Afortunada fue su palabra muuucho tiempo. Y yo realmente me la creía. Tercero, lo que no se ve no existe. Años después de terminar y con él fuera de la escena por otra historia con otra compañera, me entero de que "yo me armaba la película" y que él por pena y buena onda me seguía la corriente.

Para que sepan bien, estamos hablando de una persona que prácticamente vivía en mi casa compartida. Que se sentía mal y me esperaba para llorar y garchar en mi cama, de una persona que me besaba al llegar y al despedirse, de una persona que disponía de mi tiempo, economía y recursos y de una persona que me decía que me quería. Qué lindo el guión que yo solita armé en mi cabeza, solita hice yo tooodo lo que menciono arriba.

Por toda esa experiencia y otras similares es que hoy día no cojo con o no amo a personas que podrían negarlo alguna vez. Negar que estuviste vinculade a otre implica una posición de poder, y una posición de poder habilita prácticas dañinas e hirientes en relaciones que deberían ser igualitarias. Person no me hizo el favor de estar conmigo ni yo me garché sola con su cuerpo. Estuvo  conmigo y me lastimó y de alguna manera me hizo entender que todo fue mi culpa y que hablar de mi relación con mis amigas y amigues estaba mal. Eso es densísimo y enfermo.

Por eso digo que el chismerío al que tanto temen los machos es efectivamente una herramienta de control patriarcal. Las perras que nos hablamos, que nos contamos cosas y nos contenemos no lo hacemos con intenciones destructivas, lo hacemos con fines solidarios y gentiles de compartir felicidad y/o prevenir dolores posibles. Pero los machos tienen miedo de sí mismos y de que se comparta información sobre cuán pelotudos/densos son, entonces recurren al recurso'i del callado nomas. Proyecciones sobre acciones concretas.

En un mundo en el que somos todes adultes con procesos vividos y errores cometidos, pedir silencio extremo sobre una relación vinculativa emocional es ultra violento. Si es casual tampoco es copado pero a veces conveniente, lo certero es que hay que asumirlo y disfrutarlo. No tenemos por qué dar explicaciones a nadie, pero eso no significa que perdamos la humanidad y las ganas de compartir la vida. Les amigues alimentan, ayudan a poner en perspectiva cuestiones que sólos no vemos, y contienen y abrazan. No todo fin es malo siempre. Si te tiran el discurso del miedo a la mentira es porque te mienten. Si te tiran el discurso de callarte sobre algo, es porque te ocultan algo grave. Leer entre líneas y rodearse de amor, SIEMPRE. Amor del bueno, sincero y comunicativo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)