gordACTIVA: Parte Tercera - EMOCIONALIDADes

Para continuar con la línea de este trabajo, les recomiendo que sigan el proceso de gordACTIVA, y si se cruzaron con este post es porque ya han digerido las entradas anteriores que trataban temas sobre la familia, el lenguaje y la cultura y estadísticas importantes sobre la vida gorda en Paraguay. La parte que les presento hoy se refiere meramente a emocionalidades.

Todxs realizamos actividades con nuestros cuerpos, y esta vez lo que busco explayar es la barrera mental que unx dibuja al momento de cruzarse con alguien diferente (en tamaño, color, otrxs) y cómo pequeñas acciones o comentarios pueden afectar la emocionalidad o el autoestima de las personas, en éste caso, gordas (aplíquese palabra a elección).

Muchas veces hablamos sin antes razonar, pero para justificar el pensamiento colectivo sobre ciertos temas no debemos olvidar dos cosas: primero, lo personal es político siempre y lo político debe ser holísticamente analizado para ser comprendido, ejecutado, cambiado o mejorado. Segundo, el lenguaje y la cultura son irremediablemente inseparables. Tal vez no articulemos sonidos, tal vez gesticulemos, pero; el lenguaje verbal o corporal es importantísimo para modificar actitudes, generar cambios estructurales y sobre todo eliminar la discriminación que de ciertas formas alimentamos todos los días con frases como "comé torta con tu hermana la gordota" o mirando mal a una persona desencajante al momento de sentarse al lado nuestro en el ómnibus.

Los siguientes enunciados fueron extraídos de respuestas post-entrevistas.

1. Que el vehículo no aguante viajes largos debido al peso o que le "fuerce demasiado".
2. Que coma más de lo que le corresponde y se acabe rápido la comida para compartir.
3. Que huela feo y/o su piel sea demasiado grasosa.
4. Que no aguanten las sillas en las que nos sentamos y todxs vivamos un momento de vergüenza.
5. Que "ventosee" en un momento inadecuado.

Top 5 miedos de las personas que no desencajan cuando planean actividades como viajes entre amigxs o juntatas nocturnas refiriéndose a lxs miembrxs gordxs del grupo. Vale aclarar que suenan duras las respuestas, pero no fueron exactamente así verbalizadas, el mensaje principal fue leído entre líneas.

1. Que los asientos o sillas de los vehículos sean muy pequeños y la gente mire mal.
2. Que todxs piensen que por ser gordx como más o el doble que las otras personas.
3. Que todxs piensen que no soy limpix o higiénicx por ser gordx.
4. Que se rompan los soportes en los que apoyo mi cuerpo gordx.
5. Repetición de la respuesta 3.

Top 5 miedos de lxs gordxs al responder sobre las actividades mencionadas arriba.

Denominé esta entrada Emocionalidades porque no puedo evitar sentir la vulnerabilidad que generan estas actitudes con las personas como yo. Estos miedos son genuinos, los he vivido cada uno y sé perfectamente que todxs lxs gordxs del mundo habrán sentido por lo menos una de las opciones alguna vez. Queda preguntar cómo llegamos a este punto. En qué momento nos despojamos de la humanidad y nos cuestionamos sobre el estado de las cosas materiales o llevamos la preocupación por estas a tal grado en el que las personas al lado nuestro consideran su ser como un obstáculo para el desarrollo de actividades tan comunes como lo son las de arriba.

Asimismo, queda exigir a todo pulmón y por todos lados una educación integral, dándole suma importancia a la educación emocional. En las manos de lxs redactorxs, educadorxs, maestrxs, padres, madres, tíxs, cuidadorxs, y todxs quienes trabajemos cotidianamente con personas, queda guiar sobre la emocionalidad y su relación con la diversidad. No estamos ajenos a la realidad sobre la discriminación y la violencia cotidiana en nuestra sociedad, y es debido a la falta de educación emocional que afecta gravemente nuestras vidas que suceden estas "microdiscriminaciones" como las arriba demostradas. No sorprende la naturaleza de la enferma sociedad en la que vivimos y afecta a todxs, pero en el caso de lxs gordxs, el capitalismo patriarcal se llevó todos los trofeos de la competencia existente que creó entre lxs no desencajantes y nosotrxs para dañarnos y de alguna manera luchar todo el tiempo, lo cual pretende obstaculizar nuestro vivir y destruir el sentido de que pertenecemos, a un grupo, a la comunidad, a la vida, a nuestro tiempo y a nuestro espacio.


No dejemos sentir a lxs demás que nos preocupa más un auto que la comodidad o incluso la compañía de esa persona. No perdamos la empatía ni la humanidad. Somos seres sensibles, tratemos de hacer del mundo un lugar empático y solidario, no violento, no destructivo, no humillante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista