gordACTIVA: Parte Segunda, 2, y dolores muy profundos.-

Entrevistas, Parte 2

A esta altura, asumo que están siguiendo el proceso de gordACTIVA, y si se cruzaron con este post es porque la primera y segunda entrada ya las han leído, digerido, procesado y compartido. Esta segunda parte de las entrevistas fue mucho más difícil de trabajar debido a que indaga en profundidades vinculativas muy fuertes y se enfoca en las relaciones afectivas no eróticas, como las familiares, amistosas y de nexos diversos. Como había mencionado en la entrada anterior, la información existente sobre la presión estética, la gordofobia y su relación directa con el autoestima individual y colectiva debe ser creada, generada, compartida y esparcida, cuestión que; al entrar a terrenos no resueltos como malas relaciones familiares, mecanismos de defensa que imposibilitan la apertura emocional, entre otros, puede volverse crucial para la supervivencia de lxs miembrxs de ciertos grupos. Que un padre bromee sobre la potabilidad de su hija como pareja de algún hombre basándose exclusivamente en su peso, tiene -además de representar algo enfermo- consecuencias devastadoras para ella, causando un círculo de caretaje, sentimientos confrontativos, baja autoestima, y miles de "pequeñeces" que debemos cargar junto con la mochila de la vida que de por sí, es muy pesada.

   Foto de Josie Lacaruter intervenida por Belencha

Dicho ésto, este pedazo del proyecto es para demostrar cómo el capitalismo patriarcal moralista y perfeccionista ha logrado introducir sus herramientas de control social mediante la presión estética al campo quizá más vulnerable que como seres emocionales representa nuestro cable a tierra: la familia. Antes de seguir con las preguntas, es mi deber mencionarles que fueron particularmente dolorosas las respuestas debido a que se tratan de nuestras raíces y sus opiniones en cuanto a la gordura. Toda mi vida fue recorrida en los comentarios de las personas, lo cual añadió una sobrecarga al tratar de ser objetiva y presentar dicho proyecto. Pero; de tripas, corazón, y todo sea por la causa.

1. Tratando de recordar los distintos eventos familiares ¿cuál crees que es la visión general de tu familia respecto a la gordura?

La mayoría de las personas admitió que viven/vivieron/crecieron en entornos extremamente discriminativos con las personas gordas, (delgadas, altas, bajas, etc.) y que la función de los comentarios negativos se veía atribuída a la continuidad de las generaciones y un miedo férreo a la desaparición de los grupos básicos; a pesar de haber declarado que por lo menos UNX miembrx de sus grupos es gordx. Toda la centralidad de los comentarios giró en torno a cuán atraíbles somos para continuar con la especie y con el apellido en esta tierra. Quisiera estar inventando estas palabras, pero cuando recuerdo los incesables "así nunca vas a conseguir novio" "para embarazarte tenés que estar apetecible primero" o "no le vas a excitar a ningún hombre estando así de gorda" considero que lo dicho por lxs entrevistadxs es más que cierto.

2. En un escenario de maternidad o paternidad hipotéticxs, ¿cómo afrontarías el tema de la presión estética/la gordofobia, considerando lo saludable tanto física como emocionalmente? ¿cuál sería tu eje de equilibrio para manejar esta cuestión?

Casi todxs se refirieron al aspecto sociológico de la cuestión, aunque ese no era el tinte de la pregunta. Dijeron que en una sociedad culturalmente mal alimentada, tratarían de inculcar hábitos saludables de pequeñxs y si se diera una situación de bullying, lucharían por elaborar políticas de protección y contención para lxs que se sientan diferentes. Lo irónico de esta pregunta es que ni una de las personas entrevistadas contempló siquiera el escenario de que su hijx podría ser gordx. Si bien es una respuesta interesante la que dieron, ningunx de ellxs pudo considerar que esa es una alta posibilidad en este ciclo de malos hábitos-ataques estéticos-baja autoestima, etc. En un país como el nuestro, soñar con vincular/generar una belleza eurocentrista (alargada y clara) me parece un triunfo más del sistema enceguecedor y doble moralista.. sobre todo cuando nos venden la eterna imagen de lo exótico y apetecible al rechazar nuestras curvilíneas y morenas raíces; y al momento de considerar futuros, el sentimiento de pertenecer y la identidad de unx se ven totalmente alterados al imaginarnos que nuestras "bendiciones" no son lo que -también estéticamente- soñamos.

3. ¿Sufriste algún tipo de bullying estético/físico a lo largo de tu vida específicamente en tu entorno familiar? ¿Podrías admitir que algún comentario/evento en particular te "marcó" para siempre?

Como lo esperaba, la mayoría de lxs entrevistadxs tuvo un par de historias hirientes para comentar. Lo que pude notar, en definitiva, es que la familia o lxs miembrxs familiares hacen uso de su vínculo sanguíneo (u opcional) como un pase libre para la emisión de comentarios, aplicados no solamente al plano de la salud, sino todos los demás. Ya sea desde la preocupación más gentil por la salud ajena, o por pura maldad, noté que las personas que "marcaron" a lxs que me respondieron, le aplicaron al "porque te quiero te digo". Ya sea por amor o maldad, esos comentarios diminutivos, los chistecitos o las confesiones innecesarias, dolieron demás por provenir del primer círculo de socialización. En ciertos casos, la presión por una perfección estética y por la reputación familiar, la mantención de status y hasta la foto perfecta (competencia capitalista, dónde?) han sido más importantes que crear vínculos afectivos arraigados y fuertes, creando así un resentimiento entre lxs entrevistadxs y sus miembros familiares.

Personalmente, en mi casa y durante toda mi vida, no hubo UN día en el que alguien dejara de mencionar que soy gorda o que me sobran kilos o que tengo sobrepeso. Duele muchísimo que impere el hecho de mi gordura y el resto sea una solamente una extensión de eso que también soy. Puedo estar escribiendo, haciendo campañas, presentando victorias personales y compartiendo mi vida de alguna manera, triunfante o derrotada, pero seré gorda ante todo. Si es un momento de felicidad, ahhh bueno pero vas a ser feliz del todo cuando adelgaces, si es un momento de tristeza intensa, ahhh bueno vas a estar mejor cuando bajes unos kilos. 

A veces no se trata de eso. 

4. Refiriéndonos exclusivamente a la gordura, diferencias corporales, etc., ¿qué le dirías a aquellxs miembrxs de tu familia quienes emitieron comentarios negativos o qué te dirías a vos mismx si vos los hiciste?

La mayoría de las personas admitió haber hecho algún comentario duro, negativo o cruel hacia sus hermanxs, padres, madres, primxs, tíxs, etcétera. Todxs confirmaron haber alguna vez escuchado, presenciado, vivido o recibido algún tipo de desapruebo familiar y serias secuelas emocionales a causa de eso. No siempre fue la gordura pero siempre fue algún tipo de diferencia corpórea o alguien que "salió mal". Ya sea la delgadez, la piel, los colores, o etc., siempre existió algún comentario al respecto.

Todxs se interperlaron y en algún momento quisieron pedir perdón. Ya sea durante la entrevista, o desde antes, a todxs les hizo ruido el hecho de que alguna vez ejercieron algún tipo de violencia o bullying intenso y no hacia algunxs miembrxs de sus familias. TODXS. 90 personas queriendo pedir perdón por comentarios desubicados, 90 de 90.

La tercera y última parte de las entrevistas estará disponible la otra semana. Mientras tanto, analizo cómo ser una gorda negra miembra de varios grupos sociales, y cómo el empoderamiento significa reconocer que mi cuerpo, mi identidad, mi herencia y mi existencia están siempre bajo interrogatorio porque todo el que es aparentemente más poderoso o que tiene mayor acceso al poder que yo necesita que yo sea infeliz, grotesca y enferma para sostener que su proyecto de felicidad y salud quede intacto, y que valga la pena el trabajo. La familia, como elemento principal de ataque a las vulnerabilidades más profundas y el martillo aplastante de egos más poderoso, no solamente está siendo utilizada como herramienta de control que trata de perpetuar prácticas inhumanas, hirientes abanderándose con colores de amor, sino que está constantemente condicionando nuestros hábitos y nuestras acciones en base a pilares superfluos, esteticistas, moralistas y regionalmente, absurdos.

Que seas de mi familia no significa que yo quiera tu opinión, bajada de caña o halago. Que seas de mi familia significa que quiero que me aceptes tal cual soy simplemente por tener un vínculo fuerte entre nosotrxs, vínculo que se debilita con cualquier tipo de violencia, desde la verbal, psicológica a la física.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista