Lo que no me atrevía a decir

Sinceramente no sé cómo empezar este post. Es uno que vine guardándolo en el alma hasta que ésta ya no pueda con él.. es sobre una de las grietas de las que había escrito en otra entrada.. es sobre él. Él último. 1 año 8 meses después de nuestra última conversación, viví miles de experiencias nuevas y sigo experimentando una transición súper importante en mi forma de vida, la cual consiste en de-construir las prácticas patriarcales e intentar hacer de mi mundo un universo más justo con mis congéneres y conmigo misma tratando de vivir una vida feminista. No creo que lo logre fácil ni prontamente.

Pero eso no importa ahora mismo.. quiero compartir -y es una necesidad muy extraña, esta la de escribir cosas- que me considero una persona incompleta y un poco infeliz. Sé que no están totalmente relacionados mi corazón roto y la infelicidad, pero en cierta medida lo están, y necesito sacarlo afuera y de alguna manera materializar el dolor para convertirlo en átomo y soplarlo con todo el aire acumulado en mis pulmones y así mandarlo bien lejos.

El 8 de octubre del 2015 me rompieron el corazón. Mis intentos de repararlo fueron absurdos, hasta ahora. Dice la canción de los Kchiporros "...fue fatal el final, sólo quedó un enorme vacío que a veces trato de llenar de forma poco inteligente, error tras error. Y a veces trato de borrar por si no vuelvo a verte, por si no te vuelvo a encontrar" No hay verso cancionero que se aplique más a mi realidad que ese. Un montón de cuerpos, besos y autoboicots después, le sigo buscando, le sigo queriendo encontrar en otras personas, y me sigo decepcionando a mi misma por no poder superar esa cosa tóxica dolorosa y absorbente que me deja sin respiración cuando la recuerdo.

Cuando tuvimos esa conversación del corte relacional, que no fue el equivalente a terminar con unx novix, él me dijo que tal vez si modificaba ciertas características mías podíamos llegar a tener algo porque tenía miedo de lo que dijeran los demás. Todavía escucho el eco de sus palabras en el fondo de mi mente. Le odié un rato, le llamé nombres e intenté justificar que le aborrecía para poder arrancarlo de mí, pero todo fue en vano. Con el tiempo empecé a entender que no estaba errado en lo que pedía, la cuestión de fondo era real y válida, pero la forma fue totalmente cuestionable y muy muy cruel. Luego analicé el origen de person, y realmente viene de un lugar extremadamente violento, de donde sale lastimado y sobreviviente sin saber qué carajos es el amor y cómo uno se entrega a otro en plena confianza.

Pero, casi dos años después, en una ciudad nueva de residencia e incontables lágrimas, duele decir que le sigo esperando. Todas las noches durante estos dos años soñé con él, ayer soñé con él; hay canciones nuevas que descubrí que se las quiero mostrar, hay chistes pelotudos que me recuerdan a él y ni siquiera los compartimos juntos. Hace poco leí que el tiempo y el espacio podrían doblarse, según una teoría de mecánica cuántica, y si ésto es posible lo primero que pensé fue en que tal vez volveríamos a coincidir.. y patéticamente, me puse muy feliz. Pensé en todo lo que le compartiría, en cómo estaríamos en la sala de mi casa sanlorenzana tomando Jäggermeister viendo películas densas, él cantándome con su ukulele, después saldríamos afuera a fumar un faso y abrazarnos en el viento de la madrugada, y cómo olería su piel y él me sostendría la mano muy fuertemente.


Al final me pregunto.. ¿Cómo puedo dejar de creer que ésto existe? ¿Cómo modifico mi ser para no esperar nada de un amigo/amor/amante? ¿Cómo olvida una a la persona que calza sus incompletos pedazos perfectamente? Así entiendo que estoy completamente rota. Creo que los demás golpes que recibí, esas pérdidas y constantes batallas, hubieran sido más fáciles de lidiar con él a mi lado. No me gusta para nada esa teoría que algunas compañeras lanzan de que no están solas, están con sus amigas y que no hace falta un amor. No les creo nada, lo siento pero no les creo, tampoco soy nadie para creerles o no. Pero tal vez ellas tengan a sus amores materializados de otra manera, tal vez sea mi miserabilidad escribiendo, pero a mí si me hace falta una compañía. Y era la suya la que querría a mi lado, contradiciéndome y recorriendo el eterno retorno.

Tampoco se trata de propiedades, ni se trata del sueño americano, ni de un legado para la humanidad: para mí se trata de un compañero de batallas y guerras. Un ser soporte y raíz compartida, un pedazo tuyo en otra alma. En fin. Contra todo buen pronóstico, le extraño un mundo y deseo que sea feliz. Me saco la careta que me inventé para seguir y a partir de ahora dejaré de pensar que conmigo soy suficiente (a mi): yo necesito de un corazón que ayude al mío a latir. La onda es que ya entiendo que puedo yo sola, pero que no quiero.

Chris, I think I'll miss you forever.
I hope you're ok. 

Comentarios

  1. El universo se va a encargar de demostrarle que perdió una joya de alma, tal vez no ahora, pero un día va a darse cuenta.. sos fuerte!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista