Muriendo cual Ave Fénix


Ya no queremos que nos digan: “Sí, sos gorda pero sos bella por dentro, sos linda para ser gorda". No queremos ser halagadas con lástima. Esa es tan solo una herramienta de la que se apropiaron erróneamente para decir que somos feas, o que nuestras diferencias corporales son factores determinantes del valor cualitativo de nuestras gruesas personas y que eso implica que no hay manera de que seamos bellas por fuera.

Ser gorda no es igual a ser fea, no nos vengan con eso.

Mi cuerpo soy yo pero a la vez no lo es; y quiero que lo vean, que lo conozcan sin miedo.

Foto: Mayeli Fluorida

Una verdadera revolución, un verdadero quiebre de reconstrucción, no sucede cuando pretendemos ignorar nuestra gordura y deseamos creer que no somos diferentes, sino cuando aprendemos a usar esas distas para nuestra ventaja, pero sobre todo cuando aprendemos a de-construir todos los mitos que propagan el odio a las personas gordas. Mitos destructivos, inhumanos e impacientes, que se apuran por aniquilarnos como si la vida fuera una competencia que incluye un trofeo ostentoso que no sea la muerte.

Comentarios

  1. Qué inspiradoras me resultan las puestas en letras de tus sentires Belén!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista