Una gorda no puede enamorarse - Parte 1


Hace poco, en uno de esos días de ocio gatuno y con tinte dominguero, me encontraba revisando el timeline del facebook y mirando las boludeces que surgían con el boom de la última app (la cual tiene fecha de caducidad, hasta que la próxima aparezca). En fin, estaba boludeando en el face, hasta que veo una imagen del Dr. Cormillot (un dietólogo de renombre en Latinoamérica) donde se muestra el rostro del Dr. y un zócalo de Tv del programa Cuestión de Peso que decía "un gordo no puede enamorarse". Según leí en twitter, el Doctor no dijo eso, pero los zócalos generalmente se escriben en contexto, así que... me huele a bola. Sinceramente, la primera palabra que se me cruzó por la mente fue "cierto"... pero cierto porque se sufre mucho.

Pero, por qué se sufre? Dando vueltas en la cabeza eso por varios días, quise ser lo más racional y objetiva posible y llegué a las siguientes conclusiones: se sufre porque para la sociedad capitalista, superficial y de doble moral, un gordo o una gorda no son sexies ni sanas para el proyecto de una posible pareja, que luego se case y perpetúe ese eterno sistema de las familias obreras manteniendo la armonía socio-económica en las sociedades, con los hijos "de bien", con sus religiones, sus terapias de shopping o sus suplementos dietarios; y digo doble moral, porque es la misma sociedad del capital la que genera estos eternos McJaguars o BurguerSins, o quién sabe qué innovación gastronómica para luego venderte cintas para caminar y malteadas como Herbalife y demás, llenas de plomo y quién sabe qué otro tipo de venenos. O sea, comé pero hacé dieta después porque nadie va a querer cogerte.

Una gorda no puede enamorarse porque el acto de amar en sí es una revolución, y más revolucionario aún es amar a un cuerpo tal cual sea, un cuerpo que no dieta, un cuerpo caído y estríaco que no compra ropa de marca, y que es feo ante los ojos del patrón eurocentrista, y francamente, a los señores dueños y comerciantes no les gusta la palabra revolución. Ni en la economía, ni en la vida. Una gorda no puede amar porque no es sexy, y si no es sexy, no vende ni compra; si no vende ni compra, no se va a casar, si no se casa, no va a tener una familia y sin las familias estamos fritos. Ok, esa es una hipótesis arraigada en la perspectiva económica y fuera de joda, todas las cosas/personas se miden con las perspectivas económicas o valores materiales.

La otra hipótesis que busca sostener la teoría de que una gorda no puede enamorarse es la del amor propio: los gordos no se aman a sí mismos, según los dietólogos y algunos profesionales de la psicología. Que sarta de boludeces, en serio. Probablemente, lxs gordxs que no se quieran hayan recibido mierda toda su vida; siempre está el intento de llenar un vacío, y eso no es atribuible solamente a las personas obesas. Ahora, lxs gordxs que sí nos queremos a nosotrxs mismxs, entendemos que la frase una gorda o un gordo no puede enamorarse es tan ridícula como decir "un rubio no puede enamorarse de un negro".

Quién lo que pone esas normativas? La sociedad enferma que juzga el amamantar en público y aplaude el perreo en la televisión de aire? La misma que quiere que las personas morenas nos pongamos lentes de contacto y teñir el pelo de rubio? La que niega la identidad latina y ensalza el eterno cholulaje? Quién? Esa sociedad que quiere que lxs gordxs se rehabiliten y se haga un programa de eso y McJaguar sea el sponsor principal de ellos?! QUIÉN CARAJOS TIENE LA AUTORIDAD MORAL SUFICIENTE PARA DECIR QUE LAS GORDAS NO PODEMOS ENAMORARNOS?!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista