Espejos

La reproductibilidad técnica no conoce límite pero tanto la mujer como el hombre conocen el suyo.
La tragedia signa a estos sujetos nacientes.
Conscientes de su finitud, se enfrentan a un poder de empujar las existencias más allá de su esencias,
sabiendo que pueden tener todo pero terminar poseyendo nada.


-- de la industria cultural del vestir y otras mercantilidades aplicadas a la filosofía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista