El "insulto" de la mala influencia.

“My own sex, I hope, will excuse me, if I treat them like rational creatures, instead of flattering their fascinating graces, and viewing them as if they were in a state of perpetual childhood, unable to stand alone.”

Mary Wollstonecraft, A Vindication of the Rights of Woman


Lo mejor que me dijeron en la vida es que soy una mala influencia para mis amigas.
Aparentemente, promuevo ideas locas como las de libertad de pensamiento, la plenitud sexual o el "mal aspecto estético". No me comporto como una señorita, y no creo en la idea del hombre proveedor eterno y la mujer sumisa "jefa" (en realidad lugarteniente) de hogar.
No creo en las faldas bajo la rodilla ni en las putas efímeras de cuartos cerrados.
No creo en la eterna doncella de moral inquebrantable y el caballero apuesto honorable que la rescata.
A mi nadie me rescata.
A mi me rescato yo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista