Del sexo, la exploración y los miedos que implica la liberación sexual


Es difícil no caer, che. Una va por la vida pensando "voy a ser diferente, voy a ser difícil, voy a intentar cosas nuevas y ser distinta, mis relaciones serán maravillosas y nunca me aburriré"; pero dentro de ese deseo de auto-sublimaciones caemos en el mismo juego que los demás. Al menos a mi me pasó, y sé que a muchos amigos y amigas también. Me refiero a la dinámica sexual, las prácticas osadas y el miedo real a lo que implique el que nos metan el dedo por atrás.

¿Cuál lo que es la onda? ¿Por qué caemos en la monotonía en el único lugar en donde podemos ser libres de verdad?
Confianza tal vez, desinterés, o problemas internos que no nos permiten concentración? Miedo a que nos gusten cosas "inmorales"? Estuve hablando con amigas, amigos, parejas de amigos, amigos sexuales casuales, que están buscando romper con la monotonía sexual de sus vidas, y no hay caso, la conclusión a la que llego siempre es la misma: auto-exploración, lectura, disposición y práctica.

La auto-exploración implica antes que nada, aceptar las cosas que a una la prende. Es difícil tener orgamos clitorianos si una no sabe dónde mismo está su punto sensible. Es difícil largar si no les agrada la manera en que sus penes están siendo saboreados.. Pero para conocer tales puntos, una debe romper el mito de que el placer solitario es inexistente. Tocarse, mimarse a una misma, pasarse la mano por todo el cuerpo, y masturbarse con ímpetu y aventura puede llegar a ser tan placentero como estar con una pareja; aparte, no solo ayuda a localizar las debilidades de una, sino se torna clave en el momento de guiar a la pareja sexual y crear las dinámicas. Tengo amigas 30 añeras que nunca han visto su vagina por un espejo! A esta altura del campeonato, chicas... Vamos! Qué pasa que no nos queremos conocer a nosotras mismas?

La lectura: mi punto favorito. Las personas que intentamos quebrar estructuras de cualquier índole siempre nos preparamos e investigamos sobre el punto de interés a ser tratado. Bueno, para el cuarto es lo mismo. Si algo les llama la atención -ponele Bondage- a leer sobre tal práctica. Con la cantidad explosiva de información que tenemos a nuestro alcance hoy día es imposible quedarse con rumores y teléfonos cortados de qué lo que nos gusta o gustaría probar, hay millares de websites y blogs de opiniones con conceptos geniales e instrucciones a lo nuevo. Lean tutoriales, literatura erótica, lean sobre sus cuerpos, sobre los cuerpos que les gusta, sobre anatomía y erotización. Después de investigar un poco prendan una velita, unos inciensos, recítenle a sus parejas con los ojos vendados como casi susurrando al oído y dejen que la noche se los trague.

La disposición es obviamente un elemental para romper esquemas. Tengo numerosos y temerosos amigos quienes no abren sus mentes a prácticas diferentes por el miedo a que les salga el puto que todos llevamos dentro. Entendemos que para los hombres es complicado en otro modo debido a que el patriacardo estructurado religioso moralista bajonazo les dice que al macho no le debe gustar que se le muerdan los pezones, o que se le meta el dedo por el ano, o que vestirse con langerie es de travesti. Y por supuesto esa misma estructura a las chicas les dice que el sexo misionero y coital es lo máximo que hay en la vida, descartando todo lesbianismo clitoriano, froteurismo, fingereado y miles de alternativas sexuales al coito. No es así la viiiida, chicos. Prueben lo que les atraiga.. y si no saben qué carajos les gusta, investíguense y vuelvan al punto anterior de lectura.

Y la práctica, por supuesto no es un enigma a ser descubierto. Poner en práctica aquello que más les atraiga con la mente abierta y la disposición requeridas. No tengan miedo, si les gusta algo qué? Cuál lo que es? El mundo fue y será una porquería en el 510 y en el 2000 también dice el tango, bueh, la misma cosa en el ámbito sexual. Ffffaaaa, si nos ponemos a investigar la vida de Alejandro Magno, de Cleopatra, y demás históricos íconos, sorpresitas nos llevaremos de cuán "avanzados" eran para su tiempo. Avanzados las pelotas, libres lo que eran. Lean la historia de los consoladores, el concepto de "histeria" y las etapas distintas de desarrollo psico-sexual que Freud presenta.

Pero, el punto del post es: NO TENGAN MIEDO. Porque realmente no es un miedo a las prácticas diferentes, es un miedo a la esencia no iluminada que llevamos dentro. Es el miedo a descubrir que somos raros o diferentes, es el miedo a salir de la heteronormatividad cómoda y aceptable. Hay millares de prácticas sexuales y de personas locas o pervertidas como ustedes, y como yo. Si no lastiman a nadie, está todo bien, y me refiero a lastimar en cuestiones violentas y contra la voluntad de las personas. No todos los hombres a quienes les gusta que se les penetre para largar son homosexuales reprimidos, no todas las minas que se excitan con porno lésbico son tortas; pero si son, está todo bien también. Tanto se nos insertó el sistema económico-político-religioso-moralista en la psique que llega un punto en el que no nos conocemos a nosotros mismos por el miedo y las consecuencias que implican el asumir que nos gustan cosas diferentes. Las revoluciones se acompañan de revoluciones sexo-amorosas también, leamos, sin miedo. Practiquemos, sin miedo. Amemos, sin miedo. Libertad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista