De gritos silenciosos y demás antítesis.-


Escribo. Escribo en la pared donde no vas a parar nunca. Palabras de amor vacías, gritos de lucha en silencio, ilusiones disfrazadas y esperas vanas. Detalles que no olvido: la chipera del colectivo con las piernas hinchadas, las sienes de la abuela con la presión alta, las chicas avergonzadas por la mancha roja de supuesta suciedad que condena, la mano que nos dimos, el lugar que fue nuestro y de todos, la historia con un final aún no pactado. Pedazos de pena soltados en paredes, pedazos de corazones quebrados, pedazos de alegrías alquiladas y la pena de no habernos cruzado antes. Grito. Grito y escribo. Grito y dibujo. Miento un poco, total la vida nos mata y buscamos colorear el tren del viaje. Tal vez un dibujo ingrato oculta un mensaje. Tal vez lo borre la lluvia, tal vez alguien lo imprima en su retina. Yo escribo. Yo dibujo. Yo grito.

Grito!!!

Con la alquimia de la revolución y su poesía hay que ir contra la enfermedad y la decadencia capitalista. Contra toda burocratización de la vida. No hay un sólo medio de acción que no debamos emplear y eso incluye al amor, a la poesía… no humillados, no hambrientos, no ignorantes, no explotados.

Contra los intereses bancarios, la plusvalía, las burocracias, los monopolios, las “buenas conciencias”, los redentores, las sectas y los represores. Contra la barbarie y sus noticieros, los decretos hipócritas, los recortes salariales, la desecación del poder adquisitivo.

Contra la deshumanización del amor, el disfrute plástico y la burla de las realidades sensibles constantemente avasalladas.

Contra el genocidio en los hospitales públicos o privados sin medicamentos, sin gasas, sin platos, sin solidaridad, sin paciencia ante el desespero.

Contra la miseria intelectual en las escuelas públicas, en las universidades públicas, en los institutos de investigación.

Contra el crimen organizado por las burguesías en los recibos de teléfono, la luz, el agua, el gas.

Contra el hambre, el desempleo, la vejez náufraga, la niñez desvencijada, el futuro ciego, el pasado amnésico.

Contra el capitalismo esquizofrénico, sus bajezas y su odio. Contra el capitalismo bandolero de ojos gélidos.

Contra la violencia desgarradora de dignidades féminas y el abuso de las masculinidades impuestas.

Contra este tiradero de almas machacadas por los lagartos de la usura.

Contra la poesía fabricada para la vanidad salivosa. Contra todo engendro vomitado a destajo en trances de cursilería negociable.

Contra la palabrería santificada entre genitales de calenturas patrioteras. Contra los retruécanos eyaculatorios de poetastros complacientes con la burguesía.

Contra la disminución del ser etéreo y la elevación de la burda reconstrucción de la materia.

Hay riesgos como nunca en las circunstancias presentes. Es imposible prolongar esto que vivimos, es inútil aferrarse a este muladar. Somos reos de la miseria y la barbarie. Grito. Grito desconsolador por las paredes!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista