De amores gordos y la discriminación de los perros


Estoy simplemente harta de lo idiota que pueden llegar a ser ciertos hombres y también ciertas mujeres. Pero no todos, los hombres y mujeres promedio. Aquellas personas por quienes morimos por que nos den bola hasta que nos damos cuenta que nuestro esfuerzo por conquistarlas fueron al santo cohete porque no merecen ni un chicle de nuestra parte. Aquellas que se conforman con la rutina, no indagan su intelectualidad (si es que la tienen) y su vida es cuasi-vacía.

Yo soy una preciosa mujer morena y gorda (diosa de pelo negro y piel morena, según un ex-amante), y si, muy segura de mi capacidad de conquista. Pero de vez en cuando los idiotas y yo coincidimos en tiempo y espacio, cosa que en mi suele tener indistintos tipos de influencia, pero siempre llego a la misma conclusión: no hay nada malo en mi, ellos son unos imbéciles pero yo una pelotuda por escucharlos. Y voy a pasar a referirme exclusivamente al género masculino, ya que son más cerrados de mente que las mujeres.

Hace unos años, cuando farreaba al dos por tres casi todos los días, conocí a un muy bonito joven en un pub. Yo estaba con unas amigas, mega producidas todas, pasando un super tiempo chismoseando y riendo. Pasadas unas horas y unos tragos, el amigo al que yo esperaba para buscarme se estaba retrasando por asuntos amorosos propios, y en ese ínterin todas mis amigas ya habían partido, excepto yo y una amiga que volvía conmigo. Por ser solamente dos, el mesero nos preguntó si podíamos pasar a la barra y por estar muy buena onda, nos mudamos. Camino a la barra yo ya había fichado a un hermoso y ostensible ser masculino con la sonrisa más encantadora que en mucho tiempo alguien me había regalado.

Las cosas se fueron dando normales.. Llegó un amigo del chico de la barra que ya nos acompañaba y al toque ya fuimos dos parejas. Emocionadísima por la noticia de mi aventón retrasado, decidimos con mi wingirl aceptar una propuesta de los chicos de ir a bailar con ellos. Bailamos, tomamos, nos reímos, coqueteamos, besitos robados por aquí y por allá, nambré luego. Muy divertida la noche. Terminamos intercambiando números, mails, nombres feisbucsísticos y todo. Lo de mi amiga con el chico no funcionó porque el man tenía feroz novia, todo mal con eso. Pero yo seguí con los mensajes, llamadas y casuales encuentros en las discos y pubs.

Pasaron como dos meses, en los cuales se dieron como unas diez salidas, todas super divertidas, donde nos conocíamos y crecía la onda. Ya habíamos concretado con fabulosos ósculos nuestra mutua atracción unas cuaaantas veces en las últimas tres salidas y todo estaba perfecto, y según yo, en cualquier momento iba a ocurrir la petición de noviazgo.

Para nuestra undécima salida decidimos ir a un telo -los perros, ya somos nio todos grandes- y todo súper chururú, música, ambiente, ganjah. Él estaba super churrísimo y yo si que pasé una tarde entera preparándome. Estaba DI-VI-NA. Empezamos a darnos unos besitos chulis, y mientras la cosa se ponía ardiente, él para y me dice todo serio "después tenemos que hablar". Y yo "sí si dale mi amor lo que quieras" intentando volver a donde estábamos lo más pronto posible... Gol de chilena, la tribuna de la franja ovacionando al goleador. Todo excelente.

Tomamos luego una refrescante birra, y él estando como vino al mundo, se sienta al lado mío en la cama, me sonríe y dice: "Que excelente fue, pero te pido algo, que ésto se quede entre nos porque no quiero que baje mi reputación". En ese momento un cuchillo había atravesado mi garganta y bajado directamente hasta mi asunto, por lo violada, pisoteada e inferiorizada que me sentí.

Explicaciones y unos cuántos moretones posteriores en su espalda, me cuenta que él es conocido por salir con modelitos, chicas conocidas por los medios, esa onda.. O sea, nunca una gorda porque le bajaba de nivel. Encima de decirme una sarta de pelotudeces me dice otra vez luego de ver mi reacción cuasi-explosiva "por favor no me malinterpretes, pasé re bien contigo pero nadie nomás puede saber". En serio, mi corazoncillo se decepcionó, pero mi orgullo estaba magullado. Me vestí normalmente, no le dije una palabra (porque no se me ocurría nada nomas) y le pedí que me lleve a casa. En el auto hubo un silencio sepulcral, al bajarme me despedí y le pedí por favor que nunca más me buscara.

Ya sola, empecé a cuestionarme como mujer y porqué demonios iba a bajarle su reputación por ser gorda. Kore, me sentí tan mal que me deprimí con todas y puteé en mi contra por haber causado esa frase en primer lugar. Por suerte, una tarde de tererés con mi entonces mejor amigo me devolvió la razón, simplemente por estas palabritas: "El tipo nio te levanta en una disco, sale contigo por todos lados, me imagino que disfruta bastante besarte y por ende tener relaciones, y porqué te sentís mal? Es lo más normal que se den así las cosas, la estupidez del tipo nio no es culpa tuya".

Porqué demonios este idiota me desacreditó? Por ser gorda? Me quiso bajar de nivel comparándome con otras mujeres? Se le paró nio! Me acariciaba y le gustaba!! Que idiota. Suspiro enojada! Lo que más me molesta de toda la situación es que HASTA HOY DÍA este gilberto me llama y me pide "una noche de diversión". Primero me bajó el cielo, la luna, las estrellas y mis panties. Me humilla diciéndome que no estoy a su altura, pero al final le gusto, soy una de sus mejores experiencias (englobando las conversaciones, la música que le enseñé, las cosas de pareja, etc.) y me hincha las bolas eternamente para volver a estar con él.

Vos sos idiota o te hacés? Me hiciste cuestionar mi dignidad femenina, sensual e inteligente gratis y querés que esté de nuevo contigo para pasar un momento MEDIANO TIRANDO A PEQUEÑAMENTE bueno..? Vos crees que porque -como vos dijiste- soy gorda nadie me quiere levantar? Nadie quiere estar conmigo? Bueno queridito, hay hombres reales y verdaderos que saben dar su valor a las mujeres sean el tamaño que sean, que se animan a ver más allá del envoltorio barbiezado de hoy día y se animan a admitir que les gusta la carne, que se animan a probar diferentes cuerpos, hay escasos hombres así, pero existen carajo.

Yo sé que vas a leer ésto porque sé que me seguís stalkeando, y por eso te digo: Crecé, madura. No te escondas tras las apariencias que te negas a vos mismo, porque al final me da pena el hecho de que estés pendiente de mis movimientos y me llames a las dos de la mañana para decirme que me querés y querés oler mi esplendoroso y gruesito cuello y que no hay chicas con el color de piel como el mío y que mis piernas gruesas te matan. Crecé papito, te gustan nio las gordas. Porqué pio eso es malo? Ya sabemos que la salud está de por medio, pero hay nio mujeres flacas que no comen y se matan en el gym y terminan desmayándose todo al pedo, los extremos son malos. Pero que te gusten las gordas no significa que seas un perdedor y que no hay nada mejor para vos, tal vez la gorda sea lo mejor para vos, man.

Y sí, mi conclusión vuelve a ser la misma: No hay absolutamente nada malo en mi, soy sexy como cualquier mujer y los hombres que yo busco se animan a amarme, a conocerme y disfrutar de mi belleza. Ya vendrá mi medio limón o mi media naranja, y será perfecto, o perfecta. Así nomas es.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aquello que pasa cuando nos agarramos de las manos.-

Por qué paro el 8M, lo que me enseña el feminismo (todos los días)

Lo violento del CALLADO NOMÁS y el miedo al chisme como herramienta de control machista